remodelación facial
cirujanos plásticos málaga
Rellenos faciales y botox
Consiste en remodelar mediante implantes permanentes y/o rellenos temporales de distintas partes del rostro (como menton , pómulos, labios o surcos nasogenianos)
Puede complementarse en algunos casos con dermoabrasión facial y/o inyecciónes de toxina botulinica.

Rellenos faciales

Es posible rellenar cualquier área facial cuando esta indicación es correcta tanto por la zona a halar como por el relleno empleado.
Las áreas que se rellenan con más frecuencia son los surcos nasogeníanos, el perfil de los labios, las arrugas perioculares, arrugas marioneta y entrecejo.
Existen 3 tipos de relleno: tejido propio, material reabsorbible. Cuando se trata de tejido propio suele ser grasa obtenida del abdomen o caderas que se procesa y se implanta como injerto. Las sustancias reabsorbibles suelen estar compuestas por: colágeno o ácido hialurónico de origen animal o no animal, este último con menor riesgo de reacción alérgica.
En general, cuando los rellenos se aplican en cantidad moderada y cuando el producto se ajusta al área anatómica que estemos tratando los resultados que se obtienen son muy buenos Existen situaciones en que los rellenos están contraindicados ,estas serian embarazos, procesos infecciosos locales en zonas a tratar o personas con enfermedades autoinmunes o del colágeno. Después de los tratamientos el área esta ligeramente inflamada por las Inyecciones y pueden aparecer algunos hematomas que desaparecerán al cabo de unos días

¿Qué es la toxina botulínica?

La toxina botulínica es una proteína producida por la bacteria Clostridium Botulinum que tiene la propiedad de alterar determinadas terminaciones nerviosas responsables de la contracción de los músculos. Una vez que la toxina entra en contacto con estas terminaciones, las altera produciendo parálisis muscular temporal. El efecto de la toxina es transitorio, de forma que las terminaciones nerviosas afectadas vuelven a la normalidad en un período de tiempo variable que no suele superar los seis meses . Es por este motivo que para mantener los resultados obtenidos se deben repetir las inyecciones con una determinada periodicidad.
Los efectos de la toxina sobre los músculos suelen comenzar en unas 48 horas y alcanzan el máximo en unos 5 a 7 días. Transcurridos tres a seis meses la musculatura paralizada vuelve a la normalidad. Durante el tiempo de acción no existe, hasta el día de hoy, ninguna forma de contrarrestar el efecto. Debido a la naturaleza de acción de este producto y a la respuesta del organismo para neutralizar su efecto, no es aconsejable repetir tratamientos antes de los tres meses o utilizar dosis más altas de las aconsejadas.

¿Cuándo está indicada la toxina botulínica?

El tratamiento con toxina botulínica podrá mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente conseguirá un aspecto "ideal o perfecto" o cambiará la apreciación que los demás tengan de Ud. Antes de decidirse por este tipo de tratamiento piense cuidadosamente en sus expectativas y discútalas con su cirujano.
Los mejores candidatos para recibir tratamiento mediante toxina botulínica son aquellos pacientes que presentan, fundamentalmente, arrugas o surcos faciales producidos o agravados por la expresión facial. Entre este tipo de arrugas se encuentran las del entrecejo, las arrugas transversales de la frente o las patas de gallo.

Interacciones, contraindicaciones y efectos secundarios

Una vez estudiada la situación del paciente, se planifica qué áreas van a ser tratadas y qué dosis se debe emplear en cada sitio. Es importante preguntar al paciente por determinados tratamientos médicos ya que algunos de ellos potencian la acción de la toxina y otros la neutralizan.
Los efectos de la toxina pueden acentuarse en pacientes que estén tomando antibióticos del tipo Aminoglucósidos. El efecto de la toxina se anula o es débil en aquellos que toman D-penicilamida, Ciclosporina o quinolonas. El uso de la toxina está prohibido en pacientes con Mias- tenia grave o Síndrome de Eaton Lambert. Aunque no está demostrado que tenga efectos indeseables en pacientes embarazadas, es aconsejable que la paciente compruebe que no está embarazada.
Como potenciales efectos secundarios están los dolores de cabeza, debilidad muscular en las áreas tratadas, enrojecimiento, dolor o caída de los párpados. Cuando aparecen , suelen ser transitorios y de intensidad leve. Esté totalmente seguro de que no hay casos descritos de botulismo por el uso de toxina botulínica a las dosis recomendadas ya sea para la mejora estética o de otras condiciones médicas.

Técnica y resultado



Una vez realizada la preparación de la toxina ésta se inyectará minuciosamente en los lugares seleccionados. Para tratar las arrugas del entrecejo suelen ser necesarias unas cinco punciones. El tratamiento de otras áreas como las patas de gallo, las arrugas de la frente, la elevación de las cejas o el cuello requerirá punciones adicionales. En total no se debe sobrepasar el contenido de un vial (100 Unidades) y no se debe repetir un tratamiento antes de que hayan pasado tres meses del anterior. Las punciones no suelen ser dolorosas al emplearse una aguja muy fina.
Como norma, el efecto suele empezarse a notar a las 48 horas de la punción, alcanzándose la efectividad total alrededor de la semana. Pasados unos tres a cuatro meses la efectividad va disminuyendo y, por tanto, el paciente irá recuperando gradualmente la movilidad, reapareciendo las arrugas. No deben realizarse más de dos tratamientos al año para facilitar la efectividad total de la toxina y optimizar su duración.

Estos textos le ofrecen los principios básicos de esta operación, cómo se realiza y qué resultados puede obtener. No contestará a todas sus dudas porque en gran parte dependen de sus circunstancias particulares. Por favor no dude en consultar a su cirujano.